La pequeña forastera

Portada de La pequeña forastera

 

 

“Algún día tendré que contarte la verdad. Perdona a este cobarde que reza para que no llegue ese momento… Aquí en el exterior donde habitan los malditos”.

 

 

 

 

Shiva pone una corona de flores al Doctor

Shiva y el Doctor.

La pequeña forastera  de Siúl, a Rún, es uno de esos magníficos ejemplos donde el lector puede quedar cautivado por el estilo visual que distingue a la obra, además del curioso dúo formado por el Doctor y la niña pequeña, Shiva. Las portadas nos ofrecen un primer vistazo que nos ayudan a identificar el carácter dual del manga.

La dualidad del mundo

En el mundo donde se desarrollan los hechos, la realidad está organizada en dos partes: lo negro y lo blanco. Puede que este detalle pese en su contra por lo simple que puede resultar, por presentar la típica teoría de ambos bandos. Y más al saber que los dos protagonistas viven juntos…

A su favor quiero comentar que ester carácter naïve ayuda a resaltar los momentos de tensión. La narración es pausada y muestra escenarios de gran contraste entre el blanco y negro, por lo que el Doctor puede puede comprender los matices de la historia: en un pueblo de corte europeo, abandonado al completo, ¿cómo es posible que Shiva viva con un monstruo? ¿Dónde está la tía que Shiva busca? En mitad de estos interrogantes nos ofrecen escenas cotidianas y lenas de paz donde podemos ver esa fusión de la dualidad. Un libro que el Doctor lee a Shiva nos ofrece una visión de la génesis del mundo dividida en los dos dioses que se ha comentado. Además, cuando termina de leerlo, Shiva sujeta fuertemente y susurra: “¿Dónde estará mi tía?“. La soledad de la niña consume al Doctor.

Como últimas palabras, sugiero la lectura de los dos primeros tomos para tener una mejor visión del mundo, ya que puede caer pesado por su lenta narración. Se ve su propósito como el deseo del autor por la preparación del hilo argumentativo para contrastar los momentos de tensión. Otro detalle que resalto (más obvio) es la belleza del dibujo: me da reminiscencias de los juegos Bravely de Square Enix, por ese delicado trazo.

La pequeña forastera cuenta por el momento con tres tomos editados por ECC Ediciones, a la espera de la salida de su continuación.

Shiva camina bajo un paraguas

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.